Las monedas virtuales, o criptodivisas, aparecen de forma cada vez más frecuente en los medios de comunicación en general. Una definición simple sobre qué es una moneda virtual es que es un “medio digital de intercambio”, es decir, es dinero virtual, y puesto que está relativamente aceptado, se puede utilizar para comprar y vender productos y servicios.

La primera moneda virtual totalmente implementada es el Bitcoin. Esta moneda virtual entró en funcionamiento en el año 2009 y, con el tiempo, han ido apareciendo diferentes monedas virtuales como Litecoin (2011), Ripple (2012) o Ethereum (2015).

¿QUÉ VENTAJAS Y DIFERENCIAS EXISTEN ENTRE LAS MONEDAS VIRTUALES-TRADICIONALES?

En cuanto a las ventajas de dicho sistema como medio de pago, podría señalarse la facilidad de realizar pagos a empresas de países en los que no existe sistema bancario estable mediante dinero que “está de forma virtual” y se puede convertir a moneda local, como el dólar ($) o el euro (€), a través de intermediarios que ya existen y están sujetos a la regulación legal.

Además, por no ser un elemento físico, la divisa virtual es también un vehículo de inversión, ya que, por ejemplo, cualquier persona podría tener parte de sus ahorros en bitcoin, porque es de esperar que alcancen un valor elevado (Cryptocurrency Market Capitalizations) debido al gran interés de las entidades financieras.

Otro de los puntos fuertes que ofrece es la seguridad, ya que para pagar con ella no hace falta revelar ningún dato bancario. Aunque, uno de los aspectos que más polémica ha levantado es que su uso es parcialmente anónimo y se la ha relacionado con el blanqueo de capitales.

La mayor diferencia con respecto a las monedas tradicionales es que se está empezando a supervisar y controlar por los gobiernos o emisores centrales, como el Banco Central Europeo, en el caso del Euro (€). 

Sin embargo, es en esta gran diferencia donde quizás reside su mayor debilidad, ya que la alta complejidad de su funcionamiento “Proof-of-work system: sistema de prueba de trabajo o Sistema, POW”, crea cierta desconfianza entre el usuario común.

SI CREA CIERTA DESCONFIANZA, ¿TENDRÁN FUTURO EN LA SOCIEDAD?

Una de las conclusiones de la Primera Conferencia Internacional sobre Dinero Electrónico, celebrada en Montevideo con la participación de diferentes expertos en la materia, consiste en que la sociedad tardará en torno a 5 años para entender el concepto y la funcionalidad de las monedas virtuales.

Un caso particular ocurrió en mayo de 2013, cuando el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos empezó a investigar a la web Mt. Gox. La bancarrota de la plataforma de intercambio Mt.Gox, que en febrero de 2014 desapareció con 650 000 bitcoins de sus depositantes, ​ alertó sobre la conveniencia de regulación de este tipo de entidades. Tras el colapso, la presidenta de la Reserva Federal, informó que Bitcoin es una innovación que se encuentra al margen del sistema bancario y que por tanto no estaba autorizada para regularlo. El Banco Central Europeo indica que no existe protección de depósitos para fondos en bitcoin, y que es el propio usuario el que debe hacer frente directamente a todos esos riesgos.

En el año 2016, la propuesta de Directiva COM 450 final 2016/0208 (COD) de modificación de la Directiva de Prevención de Blanqueo de Capitales (EU) 2015/849 (4AMLD) incluye dentro de su ámbito de aplicación a las agencias o plataformas de cambio de monedas virtuales sometiéndolas a supervisión con arreglo a la legislación sobre el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo a nivel nacional. En este sentido, los “Exchangers” se verán sometidos a aplicar controles de diligencia debida con respecto al cliente a la hora de intercambiar Monedas Virtuales por moneda corriente, poniendo fin al anonimato asociado a dichos intercambios.

Debido a las regularizaciones recientes de las monedas virtuales, se puede esperar que las criptomonedas tendrán futuro en la sociedad.

 

 

 

Miguel Lorente MunillaMáster en Consultoría de Transformación Digital con Salesforce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

cuatro × 3 =

Menú