No hay más que poner en google “Películas de Pixar” para darse cuenta la genialidad de estos estudios. Película tras película me han conseguido cautivar y convertir en un cliente “fidelizado”. Obviamente las hay mejores y peores, pero ya quisieran otros alcanzar el nivel de calidad medio de sus películas, e incluso de las peligrosas segundas partes…

salva-buena

Sin embargo hay una cosa que a mí me gusta tanto o más que sus películas y son sus cortos. El primero que recuerdo fue “Boundin” con el Jackalope dando una lección de vida a la pobre oveja pelada… o mejor dicho a todos nosotros. De vez en cuando me lo pongo para recordar que a veces estas arriba y a veces abajo y que lo importante es seguir “brincando”.

¿Y cómo consigue Pixar acertar en sus cortos?

Creo que la clave está en su corto Piper de este año. En él se cuenta la historia de Piper, un pajarillo hambriento que se aventura de su nido por primera vez a buscar comida en la costa. El único problema es que la comida está enterrada bajo la arena, donde las olas espeluznantes rompen en la orilla.

 

Visto con los ojos de un consultor, veo un montón de similitudes con mis clientes y de cómo es el proceso de innovación.

En primer lugar, si quieres “comer” puedes hacer como hace el resto de la bandada. Acercarte a la orilla, buscar crustáceos y salir corriendo cuando venga la ola… Es un método que funciona, está probado y no tiene riesgo. La madre de Piper le anima a que lo haga ya que da resultado.

Sin embargo hay otras alternativas. Y ellas pasan por arriesgar… Arriesgar a que falle lo que estás intentando, a que no funcione… arriesgar a cometer errores. Y es ahí donde ya nos sentimos más incómodos. Y al igual que Piper, puedes sufrir un “revolcón” y caer en la tentación de volver al método tradicional. A “tapar” el error…

Esto es lo que nos encontramos en muchas organizaciones. La cultura de celebrar el éxito y ocultar el fracaso… Una falta absoluta de análisis de las cosas que no han funcionado y un plan de acción para aprender de ellas. No ha funcionado, no se vuelve a intentar. No se habla de ello. No cambiamos nada.

Menos mal que el pequeño Piper, vuelve a enfrentarse a sus miedos y esta vez decide imitar a aquellos que viven con las olas y cuando llega la ola abre los ojos… Allí delante de él, al alcance de su mano, tiene toda la comida que desea e incluso más.

Tu negocio está estancado. Eres pequeño y no dispones de muchos recursos para invertir… Puedes hacer como todos, mantener tus campañas y publicidad, tus canales, tu red de venta, buscar dónde reducir costes, aplazar pagos, buscar financiación más barata, en definitiva seguir con lo de siempre y esperar a que pase la ola… o bien arriesgar y probar lo que otros están haciendo y les funciona…

¿Seguro que no podrías vender en el extranjero? ¿Lo has probado? ¿No podrías vender por web, atender y buscar clientes en las redes sociales? ¿Atender por el móvil o por Skype a consultas de clientes? ¿Y si pregunto a mis clientes de verdad sobre sus necesidades y ajusto mis productos y servicios? ¿Y si automatizo o mejoro alguno de mis procesos que actualmente estoy haciendo a mano? ¿Y si empiezo a medir y controlar indicadores?… En fin un montón de iniciativas que se pueden probar y que aunque no hayan funcionado anteriormente, tras analizar qué se hizo y por qué no funcionó, ahora con algún ajuste adicional puede ser la clave de éxito de tu negocio.

Ánimo y ten coraje… prueba, experimenta cambios y permítete fracasar para aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

11 − 4 =

Menú