Hace años, cuando veíamos películas y leíamos libros de ciencia ficción, éramos incapaces de imaginar que gran parte de aquellas ciudades futuristas más propias de un mundo extraterrestre se convertirían, más pronto que tarde, en nuestras ciudades del ahora. Son las ciudades inteligentes, o Smart Cities, y han llegado a nuestras vidas para quedarse.

¿Pero… qué son las Smart Cities?

En términos generales, una Smart City es una ciudad que busca un equilibrio entre el bienestar social y un entorno sostenible. Es un nuevo concepto de compromiso con el entorno que nos rodea, donde las infraestructuras poseen nuevas formas de aprovechar los recursos naturales; los sistemas de transporte y movilidad son gestionados de forma eficiente; la comunicación entre ciudadanos y la ciudad mejoran el tráfico, alumbrado, recogida de residuos, etc.

En definitiva, son ciudades que, combinando la tecnología y la información de las que disponemos actualmente, consiguen construir ciudades más habitables preservando el entorno y avanzar hacia una nueva sociedad más eficiente energéticamente.

¿Por qué debemos apostar por este nuevo modelo sostenible?

Según las Naciones Unidas, el 70% de los seres humanos vivirán en ciudades en el año 2050. Este aumento de la población puede ser un problema si no apostamos por crear espacios urbanos más habitables y un entorno más cuidado que pueda satisfacer las necesidades de todas las personas. Pero, este reto no es solo ocasionado por el aumento de población, sino por el impacto que esto tiene en el medioambiente. Las zonas urbanas, por ejemplo, generan la mayor parte de gases contaminantes del planeta y, por tanto, debemos aplicar medidas.

La voluntad de aplicar medidas que combatan estos retos es lo que da sentido al concepto de ciudad inteligente.

Ventajas de vivir en una ciudad inteligente

Algunas de las ventajas más importantes para los ciudadanos son las siguientes:

  • Ahorro energético.

Existen proyectos donde se estudia la eficiencia de la generación, distribución y el consumo de energía.

Conociendo el gasto en tiempo real o sabiendo con exactitud en que periodos estamos consumiendo mayor energía, conseguiríamos reducir el consumo de electricidad en los hogares.

  • Transporte y movilidad.

Los transportes, la circulación de personas, la búsqueda de aparcamiento urbano, la disminución de colas y tiempos de espera en los espacios públicos, son los principales beneficiados de las Smart Cities al disponer de centros de control que reciban información de sensores y den una respuesta coordinada en cada caso.

  • Entorno y salud.

Una de las principales ventajas de las ciudades inteligentes es la protección del medioambiente causada por: la reducción de emisiones de vehículos, gracias a la impulsión del coche eléctrico y la apuesta por el transporte público, el uso de energías renovables, el ahorro energético y los espacios verdes.

Todo esto provoca una mejora en la salud de la población y en la economía.

Las ciudades inteligentes, además de recudir el consumo, tienen por objeto lograr que sus habitantes estén cómodos con su nueva forma de vida. Para ello, disponen de una menor emisión de gases contaminantes, una menor contaminación lumínica y acústica, espacios más abiertos para mejorar la seguridad y una mejor gestión del agua y de recogida de basuras.

Las ciudades más inteligentes del mundo

  1. Nueva York

Es la ciudad más poblada de Estados Unidos y una de las más importantes del mundo. Una de sus principales características es el uso de la tecnología en la ciudad.

La iluminación inteligente, el uso de medidores de agua en edificios públicos, los sistemas de ayuda a personas mayores o con problemas de movilidad y la instalación de cámaras para gestionar el tráfico son algunos de los cambios que hacen que esta ciudad sea una de las más avanzadas en cuanto a tecnología se refiere.

 

 

  1. Londres

Londres es la “ciudad cultural”. Dispone de una gran cantidad de museos, galerías de arte, bibliotecas, zonas para hacer deporte, etc.

Destaca en proyección y el uso de la tecnología, aunque no posee buenas valoraciones en gestión pública y unión social.

 

 

  1. París

Es el destino más popular del mundo, superando los 42 millones de turistas anuales. Destaca en proyección internacional, tecnología, movilidad y transporte.

 

 

  1. Tokio

Es una de las ciudades más inteligentes del planeta, con proyectos de ahorro energético, mejora de la movilidad, uso de la tecnología, etc.

 

 

 

 

  1. Ámsterdam

Gran centro financiero y cultural con una gran proyección internacional. Ocupa el primer puesto de ahorro de energía en Europa. Su sistema de alumbrado público ajusta la iluminación en función de las necesidades.

 

 Disponemos de una gran tecnología para mejorar las ciudades manteniendo un compromiso con el medio ambiente, para ello tenemos que tomar grandes medidas si no queremos que el impacto sufrido en unos años sea irreparable.

 Y tú, ¿Qué puedes hacer para mejorar tu ciudad?

 

 

Javier ArdilaMáster en Consultoría de Transformación Digital con Salesforce

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

uno × 4 =

Menú