Procesos, productos, modelos de negocio y gestión del cambio, son transformados para dar respuesta a los retos del mercado.

En la industria 4.0, la tecnología es el instrumento vertebrador del cambio en la forma de hacer las cosas, y ahí es donde radica realmente la innovación, permitiendo incorporar información a elementos físicos, trasladando con rapidez un flujo de datos procesados inteligentemente.

Actualmente, la industria no está preparada para la acogida de la cuarta revolución industrial, tenemos un claro ejemplo con la irrupción en el mercado de las aplicaciones, formando entidades de la nada y transformando sustancialmente el panorama empresarial.

En el nuevo modelo, el que no se adapte al cambio ni digitalice sus procesos con maquinaria actualizada, así como con tecnologías 3D para poder personalizar el producto final no sobrevivirá en un mercado global.

Dispositivos, sistemas y personas funcionarán más unidos que nunca y de una manera más eficaz mejorando la comunicación entre ellos.

Desde el diseño hasta su comercialización, todos los elementos que forman parte de la cadena de valor del producto deben evolucionar para adaptarse al nuevo entorno. La mejora de cada proceso repercute en el resto, transformando de manera progresiva el conjunto de la industria.

Aquellas empresas que traten de producir en serie sin un argumento tecnológico detrás están destinadas a desaparecer, engullidas por un tsunami de procesos automatizados más eficientes.

Figura 1: Ilustración 1. Elaboración propia

Se debe entender al consumidor ya que hoy en día, es la pieza clave en la cadena de valor de las empresas, el que manda. Los consumidores ya no esperan las compañías para que les ofrezcan sus productos mediante publicidad, sino que piden y demandan que el producto se adapte a ellos, que sea flexible y que cambie a la vez que cambian sus gustos.

El consumidor tiene el control, y el fabricante que no se adapte a ello, perderá cuota de mercado.

Gestión del cambio

La industria del futuro estará compuesta por plantas inteligentes, objetos conectados y elementos robóticos, pero las personas seguirán siendo el corazón del negocio. El capital humano capacitado para la elaboración de los trabajos es fundamental para que la revolución que ahora está en marcha se sostenga en el tiempo.

Las tecnologías son de desarrollo reciente, y existe poco personal cualificado con experiencia, por lo que capacitar a las personas es vital para que tenga éxito.

Es muy importante saber gestionar el cambio, y se debe hacer desde dos frentes: complementar los conocimientos permitiendo evolucionar hacia nuevos perfiles y formar nuevos profesionales cubriendo futuros puestos de trabajos.

Habrá nuevos roles más enfocados en el control y gestión de procesos. Con capacidades tecnológicas y gerenciales, adquiriendo nuevas responsabilidades para la toma de decisiones y la habilidad para mantener una visión global de todos los procesos.

Será necesario salir de la zona de confort y prepararse para adoptar programas de formación continua y evaluación individual.

El trabajador, debe sentir cómo genera valor y de qué manera puede generar más. Sentir que nada es para siempre, y que el talento, entre otras muchas cosas debe ser cultivado y regado de forma constante.

Las competencias técnicas cambiarán, haciendo de los trabajadores especialistas en multitud de campos, consiguiendo así profesionales globales.

Ilustración 2. El cultivo del talento es fundamental. Fuente: Youtube

¿Cómo se adaptarán las empresas a la industria 4.0?

Es una de las grandes preguntas que planea sobre el sector industrial, y a la que, tarde o temprano, el mercado se va a enfrentar.

Las palancas que deberán tener en cuenta las empresas son:

  1. Internet of Things: interconexión digital entre objetos cotidianos
  2. Fabricación en 3D
  3. Big data: recolección de datos y su análisis inmediato para predecir problemas
  4. Inteligencia artificial: mediante programas de computación diseñados para realizar operaciones que se consideran propias de la inteligencia humana
  5. Robótica colaborativa: es una nueva generación de robots industriales, donde humanos y máquinas trabajan colectivamente con flexibilidad y facilidad de programación
  6. Realidad virtual: es un entorno de escenas u objetos de apariencia real que sirve para el entrenamiento y la formación de trabajadores
  7. Realidad aumentada: término que se utiliza para definir la visión de un entorno físico del mundo real, a través de un dispositivo tecnológico. Los elementos físicos se combinan con elementos virtuales creando una realidad mixta o “Realidad aumentada” en tiempo real

La respuesta solo se sabrá con el tiempo, ya que como decía Charles Darwin: “las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”.

 

 Rodrigo FuertesMáster en Consultoría de Transformación Digital con Salesforce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

uno × uno =

Menú